La mayoría de personas atraviesan o han atravesado por una difícil situación financiera personal y/o familiar en la que sus ingresos mensuales no alcanzan para cubrir sus gastos, pagar sus deudas, y mucho menos para ahorrar un porcentaje al final de mes.

Y es que en muchos casos la emoción puede más que la razón y esto nos lleva a gastar más de lo que tenemos en nuestro bolsillo o en nuestra cuenta. Sin embargo, en la educación financiera existe un interesante concepto que nos permite minimizar costos sin limitar gustos.

“Cuando tuve mi gran reto financiero personal hace unos años, vivía en carne propia esa conversación interna entre mi parte racional que decía “tienes que reducir tus gastos” y mi parte emocional que decía: “No!!! salgamos a comer con los amigos!. En la mayoría de los casos, mi parte emocional terminaba triunfando y yo me terminaba sintiendo super mal y me preguntaba: ¿no sería grandioso encontrar una forma de reducir mis gastos SIN desmejorar mi calidad de vida?. y fue en ese momento cuando descubrí un principio que cambió mi vida: la simplificación». Comenta Andres Morales CEO y Co-fundador de IKENGA.

Pero, ¿de qué se trata el principio de la simplificación y cómo identificarlo en un caso real? A continuación Andrés Morales lo ejemplifica:

“Gastaba muchísimo en comidas con amigos; cuando descubrí el concepto de simplificación me pregunté: ¿cómo puedo seguir disfrutando de mis salidas a comer rico con amigos pero gastando menos?; y encontré al menos 5 formas diferentes de simplificarme reduciendo ese gasto sin desmejorar mi calidad de vida: dos de ellas fueron: usar Groupones que me permitían ir al mismo restaurante que iba antes gastando la mitad y organizar comidas con mis amigos que fueran de traje (traje la ensalada, traje el postre, traje el plato fuerte, etc.), de esta forma reduje a LA MITAD mi gasto en comidas con amigos”.

Como esta, hay más de 100 formas de simplificar tus gastos, por ejemplo:

Vivienda:

Alquilar parqueadero, depósito o habitación que no uses en tu casa o conjunto residencial.

Cuidado personal:

Comprar algunos productos de belleza, aseo o vestuario de menor costo.

Diversión:

Aprovechar descuentos, planes y servicios de tu caja de compensación.

Sin embargo, aunque estas formas de simplificar te ayudarán a reducir significativamente tus gastos mensuales, es importante que comiences a educarte financieramente, entendiendo que esta es una de las más importantes inversiones que puedes hacer en tu vida, generando así un impacto positivo en tus finanzas personales y en las de tu familia.

Ingresa AQUÍ y conoce las metodologías y claves que te permitirán tener el control de tus finanzas

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?